31.7.06

Donde las calles tienen nombres raros


Finalmente, a pesar de mi insomnio pre y post examen partí a la Capital Federal. Dejando niños llorando en la terminal de ómnibus y marido animoso de mi partida, porqué no. Hacía mucho que no viajaba y menos sola. Ya en Retiro me abalancé dentro de un taxi y partí para el departamento de mis amigos que previamente me habían mandado un croquis oral. El taxista me contó detalles de la pedrea del día anterior mientras desfilaban ante mí las calles y ese paisaje tan particular e hiperquinético de la gran ciudad despertando. Bueno, como ya me he habituado a viajar en familia, estaba olvidando el hábito creativo de andar a solas. Y al final de cuentas resultó divertido y estimulante. Que Once, Corrientes y 9 de Julio, Palermo Soho, Recoleta, San Telmo el domingo, la Galería Bond Street el sábado por la mañana y los locos de Buenos Aires para dar, regalar y coleccionar. Y ese agite, ese olor a subte, ese café aromático y la superpoblación y la hiper oferta de cosas inútiles para consumir de vez en cuando seducen bastante. El límite está en extrañar la propia almohada y las demandas familiares (sí, se extrañan). Así que el domingo por la noche, luego de interminables charlas con amigas y amigos, eternas caminatas gélidas aunque excitantes, ricas cenas, divertidos anfitriones, dejé con mi compañero de ocasión (mi marido que fue a rescatarme el fin de semana) la gran urbe. Atrás quedaron las calles con tantos nombres extraños para estos oídos mediterráneos (Migueletes, Thames, Chonino, Pichincha) y el recreo largo o vacaciones cortas de mitad de año.

14 comentarios:

CaboReyes! dijo...

Bienvenida! veo que el viaje fue gratificante no? y me imagino que si semejante inmensidad de cemento tantas calles por nombrar, alguna seguro da la nota... aunque de los nombres que tiró algunos me suenan familiares, Pichincha sobre todo, debió ser una pichincha importante por que aca tambien hay una calle llamada asi

Apo dijo...

que linda es capital, aunque los sábados a la noche me queje de que nunca hay nada para hacer. cambia mucho la mirada extranjera.
espero que ya no lo sea. saludos!

Chiribina dijo...

Yo no me imagino viviendo en bs As, la verdad que si estoy mas de una semana me altero bastante, pero por otro lado me gusta mucho ir a pasar unos dias, y conocer, y andar por todos lados, tiene tantas alternativas, y siempre hay algo para hacer !!!
Rebienvenida entonces !!!

silvi a. dijo...

Mis vacaciones pasadas las pasé en Bs. As. Si bien ya conocía, mi amigo me llevó a recorrer San Telmo de día y de noche y te digo que me encantó.
Muy buena la descripción.
Saludos.

Ross dijo...

Cabo, no tengo idea que fue pichincha, deberíamos averiguar, no?
Apo. Es bueno mirar tu ciudad con ojos de turista, a veces...
Chiri, para mi es disonante, me gusta para vivir y no, no sé. Córdoba me gusta mucho también.
Gracias Silvi, ya hacía como 7 años que no iba, un montón!

doble visión dijo...

es que Baires cada tanto reconforta...pero asi, dos o tres días y rajar!

saludos

Gaby dijo...

Bienvenida, Ross! Bienvenida dos veces si has regresadoo en tus cabales normales...lo que es yo, cuando vengo de allá, el acelere me dura unos cuántos días!

Patrizio dijo...

Para nombres raros, en España estamos a la orden del día, Ross.
Bueno, muchos son raros para nosotros. Otros, raros para todo el mundo.
Yo vivo en la calle La Paloma. Me encanta el nombre. No, claro, no es de los raros.
Te digo un par de callecitas de Madrid: Avenida Caprichos y la nunca bien ponderada calle Conchas (con perdón).

YAYA dijo...

Lo mejor que tiene salir de la Ciudad es el regreso, por más que uno se haya divertido fuera, el arco de Córdoba es un par de brazos abiertos.

Hace un par de años fui con una amiga que le temía a casi todo lo que fuera tumulto. Nunca ví a nadie tan aterrado de la humanidad como esa piba.

Qué bueno que no la haya devorado la selva de asfalto.

Ross dijo...

Doble visión, reconforta, claro, pero cuando uno no va a laburar!
Gaby, a mí el acelere se me instaló acá porque allá estuve más que al vicio.
Patricio, en la calle Caprichos deberían vivir dos niños que yo sé...
Yaya, pero que mala suerte arrastrar a una fóbica... Yo soy medio Zelig en los sitios, cazo un mapa y sea en la Antártida, en la Puna o la Capital, me muevo como pez en el agua. No sé, nací así, pez.

Mirko dijo...

Felicitaciones por la materia aprobada futura licenciada...

Yo tb anduve por BA hace unos dias... hermoso... que lindo es el olor a subte, no?
los porteños deben odiarlo... pero uno que va cada muerte de obispo le encanta..

Karina dijo...

Ya rendiste? Ya volviste? y todo en una semana!!! y despues dicen que nosotros los porteños somos rápidos.
Me alegro que estés bien.
Besos

horacio dijo...

odio bs as, me parece una mugre, un loquero, lleno de bosta de perros en la calle e indiferencia urbana. me quedo con córdoba toda la vida y sus sierras y ríos a 15 minutos. besos! y felicitaciones por la aprobación!

Anónimo dijo...

Me encanta Buenos Aires, llegar a Retiro, el olor a subte, los grandes parques, las avenidas desiertas los domingos...pero no más que eso. Vivir allí, ni loca, creo. Pero para pasear un fin de semana es la mejor ciudad...
Será porque allá vive mi hermana y cada vez que voy tiene esa magia de encuentro familiar y ciudad distinta, nueva, que se yo...
Qué lindo que hayas hecho esa escapadita sola... Me encantaría hacer eso! Pero no me animo, todavía, es que mis pequeños son muy pequeños y a las dos horas extraño...

Clau