19.11.06

PULGARCITO

Solo el pulgar de la mano izquierda y aveces la otra mano enrulando el cabello son suficientes. Son la entrada al viaje impostergable, al palacio onírico y su placidez. Desde antes de nacer que se chupaba el dedo. Preocupados y con reiteradas consultas, la pediatra nos dijo: es su dedo y su voluntad. Quitarle el hábito es imposible hasta que no sepa los daños dentales que pueda causarle. La verdad, da ternura verlo deambulando y resistiéndose a la almohada con el pulgar en la boca. No recuerdo haber tenido alguna "ñaña" antes de dormir. ¿Ustedes la tienen o han tenido? ¿Sus hijos? Posted by Picasa

21 comentarios:

Hada Madrina dijo...

Ups! Soy la primera!!!
Yo no recuerdo ninguna, pero recuerdo que mi hermana para dormirse, desde que naciò frota sus dedos myor e indice. Loco no?

Turca dijo...

Nena, tengo entendido que los daños dentales no son tales. Sólo si ya tuviera todas sus piezas dentales definitivas podría haber alguna alteración pero mínima. Averiguá bien.

Además, no es hermoso verlo dormir así, tan satisfecho???

Besosssssssssssss.

Anónimo dijo...

Fer se chupa el dedo también, y yo también me lo chupaba.
Realmente uno no deja este hábito hasta que no lo hace por volutad propia, en mi familia varios ejemplos, haces bien :)
Tengo una prima que tiene el hábito mas raro que he visto, cuando duerme además de hablar dormida "desteje" alguna cosa tejida a agujas con los dedos.. y en la mañana la vuelve a tejer.. jajajaja

Karina dijo...

Recuerdo con muchísima ternura que Cesar antes de dormirse necesitaba enrular mi pelo, esa era la señal para que Morfeo viniera todas las noches.
Que lindo recuerdo!!! gracias Ro.
Besitos

Patrizio dijo...

Yo no recuerdo. Mi hermana sí que le daba al dedo. Siempre con el dedito en la boca.

Un poco tarde, pero voy a preguntarle a mi vieja. :D

Fer Caleb dijo...

Mi hija mayor me exige desde los tres años, más o menos, y tiene nueve, que le cuente un cuento antes de dormir. Y encima tiene que ser "de la cabeza", es decir inventado y no leído, lo que se torna cada vez más difícil, no sólo por que la imaginación tiene un límite, sino sobre todo porque cuanto más grande más exigente respecto de que el cuento sea "pasable"!!! Y ahora el segundo, que está por cumplir cuatro, empezó también a querer su cuentito, y el más chiquito seguramente ya empezará también... ¡Estoy condenado!!!!

Anónimo dijo...

mi hijo mas grande se masajeaba los lóbulos de las orejas con sus deditos y el mas chico se cantaba algo. cuando no lo oiamos más significaba que ya estaba dormido.

Anónimo dijo...

te hice un mail pero no se que pasa que me lo rebotó. Bue, va por este medio. te invito a visitar mi blog, recién inaugurado. www.beacrizblogspot.com. besos

Laura dijo...

Yo síiiiiiiiiii. Hasta grande, digo seis años, me chupaba el dedo gordo de la mano derecha y me hundía el índice de la mano izquierda en el pupo!!! A mi mamá no le preocuoaba tanto el dedo en la boca, sino la combinación con el pupo (léase correctamente, please...) Me hacía pijamas con cierre que abrochaba arriba con un alfiler de gancho arriba que yo igual abría, me ponía sal en los dedos... de todo. Hasta que de un día para el otro dejé ese hábito y hasta me hicieron una torta de despedida. (Ups, me faltó contar que me cortó los dedos, jijijiiji).

Ross dijo...

Hada, pero hay muchas manías, la colchita, la oreja, el pelo.
Si, Turca, tenés razón, hasta los definitivos hay que esperar.
Kutty, se llama Penélope tu prima?
Kari, y ahora? lo tiene tan largo que enrula él su pelo?
Pat, mi nene se chupa el dedo con unas ganas que lo escucho desde mi cuarto.
Fer... que lindo hábito. Has leído algún libro de Gianni Rodari en los que te da ejercicios para estimular la creativadad cuando contás cuentos?
Beacriz, paso por tu blog en breve. Cantarse, que ternura!
Laura, y ahora escribís con los codos? En serio, me encantó lo de la torta. Al gordo mío una vez le tuvieron que poner suero, obviamente en el brazo derecho porque al izquiero hay que preservarlo y dejarlo libre. Además es zurdo.

Flor dijo...

Yo me chupé el dedo gordo de la mano derecha hasta los 12 años o más. Y te digo que sí hace daño en la boca. No es por asustarte pero a mi se me deformó el paladar (lo tengo mucho más alto de lo normal) y por ende, se me desacomodaron todos los dientes. Todo esto fue arreglado por la ortodoncia, aunque lo del paladar es definitivo.
También me quedó el dedo gordo más chico que el de la otra mano, eso no sé porqué. Jaja.
Fijáte si de a poquito se lo podés ir sacando, aunque todavía es muy chiquito. Cuando sea más grande, tratará de entender que no es bueno para él, pero... a mi me costó 12 años!!

Besotes.

(Es una mala costumbre pero que tiernito se lo ve ahí en tus brazos con el dedito en la boca)

Ross dijo...

Flor, le tendré paciencia. Pero este es un fan número uno del pulgar. Es más tengo pensado hacerle imprimir una remera que diga YO AMO Mi PUlgar.

María Elena dijo...

Mi Mati enrulaba mi pelo con sus deditos mientras me pedía "e' pelo!". A Emma debo acariciarla la espalda por vaaarios minutos.... yo usé chupete hasta los 5, recuerdo que lo llevaba muerta de verguenza, en el bolsillo del pintorcito del jardín.

Adrian-Pegaso dijo...

Que hermosa la foto!!!

Yo si tenia una: a mi mama en el dedo que llevaba el anillo de casada justo con la union con la palma de la mano se le hacia un cayo (¿o callo?) y me daba mucho placer que ella me diera la mano y yo pasarle el dedito como si se lo rascara, y asi me dormia todo :P~~

Bexos
Ad

Anónimo dijo...

Hereditario tal vez???, Juanchi,con 12 años ya, todavía sigue sintiendo el mismo placer que sintió en aquél momento que probó por primera vez la sensación de chuparse el dedo....en las ecografías salia con su dedo en la boca!, pero el derecho. Lo tiene finiiiiito, muy flaquito!, agregó cuando nació, la "pintadita": su almohada, aún la conserva,sin ella no concilia el sueño, no va a ningún lado y de prestarla, ni pensarlo!.....
besos tía!, otros a los nenitos.
gaby Vanadía.

GISE dijo...

Te cuento que Pietro me acariciaba siempre los labios cuando le daba la teta..Despues de mas grandecito si se quedaba dormido a upa hacia lo mismo.Isa no, nada, solo una un muñequito en el jardín.Aca en casa se desprrama de sueño o lo busca al papá , para dormir.
Te recomiendo que consultes con un odontopediatra a ver que te dice.Y de paso lo llevas para que lo revisen, la pasan bien y les enseñana el hábito del cepillado.Igual es un hábito que sale de vernos a nosotros cepillandonos.
Mi prima se chupó el dedo hasta los 5 y si se le deformó un poco el paladar, pero se lo corrigieron con ortodoncia.

Araña dijo...

Que yo se sepa yo no..
De mis tres hijos, solo el menor cuando lo llevo a dormir, me toquetea toda la caro con su mano izquierda o me pide la mano para acariciarla..
y yo me muero de amorrrrrr...

Ross dijo...

M. Elena, mi hija más grande pide cosquillitas en la espalda.
Adri, que lindo, tenés esa sensación intacta!
Gracias Gaby, y sí, hasta son parecidos. Tengo una foto con los dos chupándose el dedo. Jajaja, para mostrarle a las novias!
Gise, seguro tendré que consultar, gracias!
Arañaaaaa. Se me hace que el chiquitín es super mimado, no?

horacio dijo...

a mi me hacían la "chochocho" (leche) sino, no había forma de irme a dormir, en taza y bien calentita. ah y lo de los daños, es cierto, mi hijo se lo chupa y tiene los dientes como freddy mercuri, los de arriba se van para adelante por la succión constante. besos.

Mirada dijo...

Cuando tenga un hijo te voy a pedir que me recomiendes a tu pediatra: "es su dedo y su voluntad"... quiero que me den ese tipo de respuestas.

Besos

Marian dijo...

de chiquita no me dormía si no tenía "mi popijita" (cobijita hecha hilacha) pero con un exquisito olorcito...

El chupar, primero reflejo de succión luego placer oral, es primario y necesario al principio. Lo de chuparse el dedo... mmmmm...cuando ya empezaron sonaste! es dificil sacarle el hábito. Por ello existe el chupete, cuando no se lo queres dar +. lo tirás y chau (q llore)...al dedo lo llevan puesto siempre (jeee) y si deforma paladar y dentadura, modifica la respiración y a veces el habla... según.

igual, cada uno hace lo q puede con sus hijos

Besossssss