12.1.07

EL VIUDO


Me lo crucé la primera vez en los jardines del hotel gigantesco. Con bastón, los hombros encorvados, la mirada triste. Miraba los niños que lo esquivaban y me dijo: soy maestro y mi casa siempre estuvo llena de niños. Ahora estoy solo. Y contó de su viudez de tres meses y tantos días. Ella se fue. Mi hijo me mandó acá. Dijo que vendría conmigo pero no vino, me cansé de esperarlo en el colectivo. Se fue lentito. Un par de noches después lo encontré buscando semillas para marcar su puntaje en el truco. Ya estaba rodeado de otros como él o casi como él en la confitería. De día me lo crucé jugando al tejo, ya sonriendo y discutiendo. Y así. Hasta que el día antes de nuestro regreso lo vi pasar sin bastón. Y más erguido y afeitado. Solo se detuvo y me contó que el médico que lo vio en el mismo hotel le dijo que caminara sin bastón. Y más. Que anduviera lo que más pueda. A la noche lo vimos entrar feliz a una función de tango en el mismo teatrino del complejo a la que también fue invitado. Si no fueron las mejores vacaciones del viudo (reciente) le pega en el palo. Así sea.

6 comentarios:

gabriel dijo...

Libertad, libertad, libertad! hic!

brindo por el viudo que al fin se la sacó de encima y por el sheeegreso de shooosana al baashio blooguero.. hic!



me se fue la mano con lo chori pero má con la ceerveza hic


firmo asi p orque no me acuedro la conrtasena jic

Adrian-Pegaso dijo...

Uyyy que bonita historia!!!

(No queres participar de mi propuesta del blog?)

Bexos
Ad

Anónimo dijo...

Le llegó el momento de andar sin ningún bastón. Si no se rompe la crisma puede resultarle una experiencia extraordinaria.

(Y me sumo a Gabriel en el brindis por su regreso, Ross!!)

Anónimo dijo...

así que largó el bastón de un día para otro? para pensar, no? habrá sido el dr., la compañía que encontró para truquear o el tango? De todos modos, bien por él!!! Besos.

Ross dijo...

Gabriel, si... libertad! Gracias por la bienvenida!
Adri, claro que paso y participo!
Sergio, me gustó eso del momento de andar sin bastón, vale para todo.
Beacriz: el bastón era el apoyo... claro. Y después no lo necesitaba, por ahora.

Anónimo dijo...

Me causo ternura y al mismo tiempo tristeza...seguramente fueron unas buenas vacaciones pero lo ùnico que pienso es que dificil compañera la soledad para soportarla durante el resto del año.