5.8.07

PULGARCITO



Si Quino lo hizo a Guille con el pulgar izquierdo en la boca, no se basó en datos irreales, seguramente. En toda familia hay un succionador de pulgar, no? Y uno que otro zurdo, verdad? A mí me tocó en un envase que aún no tiene cuatro años, ambos datos. Le da al pulgar un par de veces al día, dibuja con la izquierda aunque maneja de maravillas el mouse con la derecha y patea con las dos. El informe del jardín dice algo así como que "es cariñoso, sociable y muy comunicativo. En el patio es muy activo y suele ser promotor de algunas travesuras". Doy fe. ¡Banzai!

12 comentarios:

sergio dijo...

Sé de que hablás. Yo me chupé el pulgar hasta los 10 u 11 años pese a todos los esfuerzos -algunos poco amables- de mi madre porque lo abandonara. Y aunque no era muy sociable en la escuela, sobreviví.

Alicia R. dijo...

Divinos los dos succionadores :-) Un beso.

Adrian Pegaso dijo...

Que cosa tierna tu nene.
Siempre te lo digo.

Yo no tuve esa cuestion de chupar el pulgar che...

Bexos
Ad

Rossana Vanadía dijo...

Sergio, te quedaron los dientes como Felipe? Ese es mi temor, aunque aún no los ha cambiado.
Alicia, y es tan común...
Adri, zafaste. El Osito valora el pulgar más que nada...

sergio dijo...

Y, mis dientes no son un dechado de belleza... En parte, supongo, por el dedo, en parte por el pucho y en parte por una cuestión genética (eso al menos dice mi odontóloga). Igual, la sensación de chuparme el dedo es muy placentera (en mi memoria, ahora me daría mucho asco).

laura dijo...

Lindo informe el del jardín! Baberazo.

Esas fotos, una al lado de la otra, son geniales...

Dos cosas: como mamá de 4 y como maestra de Jardín: la lateralidad dominante puede ser diferente en ojo, mano y pie (podés escribir con la izq y patear con la derecha) Está bueno a esta edad, por él, que tenga definida la de la mano.
Y lo del pulgar suele ser como dice Sergio, una sensación muy placentera, cuando tienen sueño o miran la tele, pero si sigue x mucho más yo le preguntaría a alguien, x ahi a su dentista, porque suele modificar no solo los dientes sino el paladar...
fijate a ver qué te dicen...

Igual. como decía una amiga, (hace años te darás cuenta) en la colimba ya no se va a chupar el dedo -ella hablaba del chupete-

(yo, ya abuela, lo dejaría que se chupe el dedo hasta que se aburra, pero no se si es lo mejor)
BESOS ROSS

Silvana dijo...

Pensé que tu hijo era más grande! Todavía no tiene 4?

Juano dijo...

Rosssss!!! Una ternura!!! Encima lo comparás con el personajito más tierno de Quino!!!!! Un amor, un tesoro (diría la Su)... Beso grande!

Rossana Vanadía dijo...

Laura, me di cuenta cuando empezó con la cuchara, siempre con la izquierda. Yo lo dejo con el dedo, ya lo dejará, no tengo ningún compañero de la buro que ande chupeteando. Por lo menos ahora no se hace más el matete en la cabeza. Con la derecha se enrulaba hasta quedar rasta.
Silvana, es un bebuchón! no?
Juano, si, es tal cuál y mira todo desde esos ojos sorpresa, y hace las diabluras desde su metro y algo a full también.

horacio dijo...

camino a la ortodoncia ambos! besos.

Gabriela dijo...

Hey que lindo Ross lo que escribiste. Sabes mi amorcito tiene 12 años y me duele verlo ya un hombrecito. Tenes que sacarle jugo a tus niños mientras sean pequeños, el tiempo pasa mucho mas rápido de lo que pensamos
un abrazo gaby
http://elmundo2.blogspot.com/
www.tevenauta.com

Turca dijo...

El otro día charlaba con una amiga pediatra con la que cursamos juntas la escuela de L. G. sobre éste tema. Y sabés lo que ella decía (basada en evidencia científica, parece)? Que depende mucho de cuan lactantes han sido los niños. Porque no es lo mismo la mordida del niño lactante que la del que tomó mamadera de chiquito. Dice que el que lactó un año o más, se puede chupar el dedo o usar chupete hasta los 7 años que no hay posibilidad de que se le deforme el paladar. En cambio, los nenes de mamadera, tienen mala mordida (se les montan los dientes en lugar de encastrarse perfectamente unos sobre otros) por lo que al usar chupete o chuparse el dedo por períodos prolongados (llámese más de un año o dos), tienen altas probabilidades de deformarse el paladar o que los dientes definitivos crezcan irregularmente (torcidos, bah).
Sucede que al mamar de la teta entran en juego tal cantidad de músculos que la actividad de este complejo sistema (succión) es total, lo que hace que su mordida, sea perfecta para siempre.
Una más y van...
Los beneficios de la lactancia a demanda y prolongada son infinitos...
Besosssssss Ross!