11.12.07

CONTRARIEDADES COTIDIANAS IV: FIN DE AÑO


Llegar a diciembre en sí, ya es una contrariedad. A eso le sumemos: cansancio, compras navideñas o fiesteras, algunos que otros trámites y período pre vacacional. Cartón lleno.

- Encima me pongo más despistada. Introduje la llave errónea en la cerradura principal mientras hablaba por teléfono. Nena, vos no podés caminar y masticar chicle, me decía mi vieja. Cerrajero y gasto extra.

- Má, no quiero ir a la escuela de verano. Igual vas: aprendés a nadar, amigos, pic nic, campamento, etcéteras. Cuando los vamos a buscar: má, no quiero irme de la escuela de verano.

- Citas, compromisos, brindis y cenas en todo momento y debo cancelar algunos. Pero a veces, tengo ganas de ir y me gustaría pero caen un miércoles y yo que trabajo hasta tarde no puedo ir.

- La cartita a Papá Noel es kilométrica y los pedidos difíciles de afrontar. Incluyendo los míos, jojojo. Chicos, el viejito no es Macri, querido.

- Me encantan los clericós, las sangrías, los fizz y toda esa porquería alcohólica dulce y engordan y entonces no quiero, pero quiero. ¿Quién se tomó el lemon fizz? Pregunta papá no Noel inquietado. Yo, me veo obligada a responder. ¿Y qué? Ah, es que creí que eran los chicos...

- Idem con los panes dulces, mientras más frutas, más ricos. Sin embargo con el lechón paso, los turrones, paso, la mayonesa de ave re contra paso.

- Prueba de fuego: uno abre la cajita de las luces del arbolito con la misma intriga con la que mirás el resultado de un test de embarazo. ¿Y ahora qué? Negativo. A comprar luces otra vez.

- Reducción de personal debido a las vacaciones. Inclusive en mi trabajo, a tal punto que no sé cuando voy y menos cuando vuelvo a casa.

- Trámite quirúrgico para el niño, no es grave, pero no me deja dormir y cuando me duermo, no puedo despertar. Y cuando despierto y veo todo lo que tengo que hacer, me quiero volver a dormir.

- Trámite festivo, lindo pero muy lindo. Nos veremos luego de 25 años de egreso con mis ex compañeros del secundario. Todos en un mismo sitio y lugar. Viene una amiga con la que hace 20 años (tal vez más) que no nos vemos. Emocionante, claro. Como se supone, para tal evento, hay un montón de secuencias supuestamente superficiales a seguir. Mínimo, un spa, no?

13 comentarios:

ines dijo...

puffff me cansé! de solo leer lo peor es que estoy en idem condiciones,excepto los 25 de egreso.pero otras como maaaaa!!!! no tengo que ponerme para la fiesta de .....(hijas adolescentes)ayudame a hacerme ... acompañame a comprar que sola me aburro ...todo el mundo quiere trabajos terminados para ayerrrrr.
telefonos celulares,fijos ,mails:nos juntamos a la noche en lo de fulanito no faltes!
no tomo alcohol pero al otro dia estoy haecha untrapo y ya no me recupero en 24hs.
solo tengo la esperanza que me rapte un ovni,y me lleve leeeejoss donde no exista el fin de año y toda la parafernaglia infernal!
si lo veo te aviso

laura dijo...

Qué loco todo. ¿qué pasa?

Me gusta cómo lo contás, las chispas de humor suavizan. Pero es mucho, y es así. ¿hay otras maneras? Yo quiero probar otras maneras.

Seguimos leyéndonos Ross, beso!

*cyn* dijo...

por eso odio diciembre. ahi esta el tema. claro.

Silvana dijo...

Particularmente, no me gustan las fiestas, menos ahora que estoy lejos de mi flia. De todas maneras, todavía lo tengo bastante simplificado.
El menú navideño siempre es muy sencillo. Nos juntamos en la casa de mi cuñada, porque ahí hay espacio.
No tengo hijos.
Mi arbolito es mini (25 cm.) y no le puse luces.
Mis amistades de toda la vida están en Mza. y se soluciona con un llamado o un mensaje de texto.
Estoy de licencia en el laburo.

horacio dijo...

a mi la mayonesa de ave me encanta, con mucho pollito y los tomates rellenos también, herencia materna supongo, un clasico familiero.

* Uch! dijo...

se puede??? me enganche con tu blog, te aviso!
un beso!

madre hay una sola dijo...

Yo me siento culapble porque en casa todavía no colgué ni una pelotita, ni un papá noel mugriento, ni un arbolito semipelado... este fin de semana será. Valor que falta poco, aunque no sé bien para qué.

LAUREANA dijo...

Y a mí me gusta diciembre,che, tengo que decir la verdad. Vas terminando el año, relajás por fin el tema escolar que tantas veces me resulta un plomazo, vas viendo de escaparle unos días aunque sea al trabajo... Estos días aprovecho de veras para juntarme con la gente que por esto o aquello no pude ver tanto en el año como hubiese querido,y los chicos también te ponen en situación sí o sí, como de prepo. Igual, soy genéticamente findeañera me parece, es un mal de familia, como diría mi mamá "no sé de qué están tan contentos vos y tu padre" Jaja, ella siempre se la pierde, odia las fiestas.

Rossana Vanadía dijo...

Inés, pero es re lindo, pero todo junto... y yo que no puedo hacer dos cosas a la vez...
Lau, hace mucho que una de las fiestas es tradición y para la otra partimos a las sierras. Este año a Nono.
Cyn, es lindo, pero enquilombado.
Silvana, está bien, para qué tanto lío? Zafaste de hacer las libretas?
Horacio, yo quiero comida exótica, eso quiero.
Vamos Uch, encantada!
Madre... a veces aquí ha esperado también. Claro. Encima la cachorrita se morfó un par de bolas del árbol. Papá Noel no le traerá nada.
Laureana, a mí me gusta, pero quisiera que dure más, no sé, too much para 30 días. Y para reponerse. Me encanta lo que dice tu vieja... jajaja.

Araña dijo...

Sobre que uno viene arrastrando el cansancio de todo el año, el stress, la falta de sueño, las preocupaciones, parece que todo se complicara peor.
Animo, ya termina este año y empieza otro.
No le veo la diferencia, pero el tema de tomarse unos dias en el laburo, o irse de vacaciones y en nuestro caso desligarnos de las cosas del colegio de nuestros hijos (en mi caso, solo por un mes.. desgraciados) hace que sea mas tranqui.
Un beso

Adrian Pegaso dijo...

Che, una pregunta...

...el raconto este incluye tambien todo el año 2008?

Ufff...

bexos
Ad

Silvana dijo...

Sí. Zafé de las libretas. En realidad la licencia es porque me quedé embarazada nuevamente y volví a tener pérdidas. Estuve 15 días inmóvil en cama. Un embole, pero valió la pena. Ahora estoy mejor, tranqui, pero en pie. Hoy cumplo dos meses de embarazo. Creo que aún no armé el arbolito porque al niñito Jesús, lo tengo adentro.
Un beso.

Marian dijo...

Este es el "estilo Ross"

seeeeee
definitivamente