15.1.08

CONTRARIEDADES COTIDIANAS V (El patio)

"Cuanto desearía tener ese pedazo de tierra que tiene ustedes", me dice mi amiga que vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Aclaro, no se refiere a la parcela a perpetuidad del Cementerio Parque sino, por el contrario, a mi patio. Lugar codiciado, deseado, disfrutado peeeero que hay que mantener. Este lugar que fuera, durante mi niñez, receptor de reuniones, carnavales a pura bombucha y baldazos, comuniones, navidades de estrellitas y ametralladoras, americanas y cenas "afuera", lo sigue siendo, pero con algunas modificaciones.
  • Del mosaico amarillo y rojo pasó a una mitad en cerámicos tipo rústico y la otra césped. He aquí la primera contrariedad: hay que cortarlo. Y hay un jardinero oficial pero que no gusta de recortarle los bigotes (llamesé así a los sectores que a los que no llega la máquina cortadora) Más laburo para mí.
  • Antes había una parra de uva chinche que fue también erradicada. De todos modos había comenzado un proceso de decadencia y, además, es muy difícil sacar las uvas que se caen y se entreveran en el césped. El resultado: sol a pleno que hace poco fue disipado con un gazebo.
  • La Pelopincho: muy lindo, muy refrescante, genial para los chicos. No se autolimpia, por más que la llene de piropos y alabanzas. El día del aseo, previo desagote, tengo que terminar el proceso a los baldazos porque el agujerito está más por arriba de la base, ese momento es el más desagradable. Dura aproximadamente media hora y quema alrededor de 500 calorías.
  • Las cacas. Así es: dos perros y dos tortugas cagan lo que comen. Podríamos tener de mascotas unos cuantos robotitos pero el siglo XXI nos alcanzó en Córdoba y no en Marte.
  • Los pozos. Dicen que los perros cuando están aburridos hacen pozos. Los nuestros: viven emboladísimos, quieren llegar a Japón o descubrir petróleo. Es una mala costumbre y no hay forma de hacérles entender.
  • El mobiliario. Aunque es de plástico, hay que tener precauciones. Como en la publicidad de jabón: el sol, el aire y el calor los dañan. Digamos que no somos fanáticos de encremarlos con Hinds. Sufren los vaivenes climáticos hasta que caen sin remedio.
  • El invierno. Malvenido por mí, bienvenido por otros. Transforma la parte de atrás de la casa en un páramo similar al Valle de la Luna que florece recién en primavera. Eso sí que es triste. Prefiero de todos modos el Verano, nuestro patio y sus contrariedades cotidianas.

8 comentarios:

LAUREANA dijo...

Pasto, pelopincho, perro, tortuga, sillas plásticas, alcoyana alcoyana Ross! Pero no te lo cambio por nada al verano, aunque me dejen las cáscaras de durazno entre las toallas mojadas y demás detalles, todos disfrutamos mucho de estos días. Un beso!!

cyn dijo...

pero es el patio de ustedes, el lugar de ustedes, por mas que recuerdes siempre todo esto que tenes que andar haciendo por el. No es que tenes que salir a buscar el sol a la calle o a buscar una pileta en otro lado, lo tenes ahi. Y esta bueno disfrutarlo. Aunque yo te diria que los pongas a los otros a laburar un poco en el patio, no? o te hacen como los mios que rapidamente se convierten en magos y chau! desaparecion...

Kolo dijo...

yo devuelvo las tortugas, los perros y el mobiliario. Me quedo con el pasto, el patio, la parra de uva chinche (me hace acordar a mis sierras...) y la pelopincho.

Marce dijo...

Que lindo, es barbaro en la barbarie de cemento tener un lugar tan ideal . besos.

madre hay una sola dijo...

La cerveza en el patio no te la cambio por nada. Aunque habría que hacer el tipo de cambio "cerveza-limpieza de pileta". Creo que sería un 10 a 1.

Anónimo dijo...

q bien escrito. hermosa prosa. felicitaciones.

Vero dijo...

Me mude, besos!
http://mediaveronicaestaloca.blogspot.com/

Rossana Vanadía dijo...

Laureana o usen una toalla en cada zambullida!
Cyn, es nuestro Palermo, claro.
Kolo, irrecuperable la uva chinche, así que, me traigo los perros y las tortugas, pobres, que me las encontré en la calle.
Marce, yo vivo en Cba, en un barrio de casas donde ahora se está plagando de deptos. Es valorable el patio, si.
Madre... viviría en pedo, jajaja. Cerveza heladita, picadita...
Vero, por? Ahí estaremos, che.