17.2.08

DESPUÉS DE TODO

De pronto queremos poner todo en orden, los papeles, las alacenas, la heladera, los placares, la cabeza. Le sumo: los archivos, los favoritos, las fotos digitales, los mails y los escritos. Los amigos, parientes y relaciones sociales. Pero así como bajamos del auto los bultos acarreados en vacaciones, muchos (¿por qué tantos?) de la misma manera, sin saber por donde empezar, nos vamos a un café y agendamos los porvenires, los turnos, los cambios de temporada, los ruedos para soltar, las zapatillas para renovar, las reuniones escolares y, obviamente, el tiempo de los placeres. No es que todo venga pautado, es que es necesario recordártelos, también tendremos momentos gustosos, los sumemos, iluminemos y pasemos resaltador. Conclusión: mi mezcla pensante se licúa con lo mucho que tengo de improvisación. Sé que veremos que pasa sobre la marcha, aunque en mi caso sea lenta, ya lo dije. Pero sigue. Voy a seguir ordenando las alacenas. Por colores y sabores, según mi lógica de hoy.

12 comentarios:

La Colo dijo...

yo lo hice en enero...

Marce dijo...

Ah esa no la tenia? sos tan ordenada? las alacenas como las ordenas? vos sabes qeu yo soy un desorden y un dia veo tanto despelote que me pongo un chip y no paro de ordenar. Pero me encantaria tener una alacena ordenada, yo soy desastroza. Y con la ropa como haces. besos.

Rossana Vanadía dijo...

Colo, después de las vacaciones?
Marce, para nada... no soy tan ordenada... la ropa, ahí anda... pero me agarra por ahí para poder encontrar, o sea, no está ordenado pero cada cosa tiene su lugar. Eso es.

cyn dijo...

El orden.
Soy ordenada, pero a veces me agarra ataque de orden al maximo y ordeno todo pero todo todo! Es como que hago un clic y largo, es una sensación loquisima.
Y encima me siento mas alivida cuando termino, mas loco todavia no?

madre hay una sola dijo...

Me agarra en otoño. Yo creo que es instintivo, la cosa de ordenar el nido para el largo invierno. En algún libro de maternidad leí que las mujeres experimentadas se dan cuenta de cuando viene el parto porque les agarra unas ganas locas de limpiar. A ver si Laureana confirma.

Vero dijo...

Me agarra con los cambios de temporada o cuando estoy con el ánimo por el piso, se ve que no puedo ponerle orden a mi vida, entonces es mas facil con los libros, los compacs, la ropa y las cajas de recuerdos.

LaUReAna dijo...

Es verdattt, cuando estás por parir te da como la necesidad de dejar todo listo, ordenado, sentís ganas de eso, de preparar la casa para el que llega supongo. Igual no sé si es instinto maternal o sentido común, para poderme ir dos días tranquila a la clínica y que no se me aparezcan allá a conocer al hermanito vestidos como payasos porque no encuentran nada, me parece que va más por ahí jaja.

Adrian Pegaso dijo...

Vuelta de vacaciones... que bolonki ponerse en conexion nuevamente con la vida real...

Pero bueno, son circuitos ineludibles que existen, que son asi...

Te dejo un gran bexo a vos y a los enanos, el salchicha, la negra y la tortuga... (tambien para el flaco)

Bexos
Ad

Silvana dijo...

¿No querés venir unos días a mi casa? Tengo tanto lío!!! ja, ja.

Rossana Vanadía dijo...

Cyn, es cierto, para mi el orden no radica tener todo orden bazar o boutique, no podría, sino, encontrar las cosas en su lugar.
Madre... es cierto eso del nido, nos pondremos como los osos?
Vero, tengo un pendiente con los cd. Me hiciste acordar.
Laureana, sí, de remeras al revés y zapatillas cambiadas...
Adri, hay màs pa mandar besos, ya te cuento...
Silvana, lo siento, ya se me pasó... jajaja. Ya empecé a callejear.

Sophie dijo...

Ups... tengo tanto que ordenar que no se por donde empezar!!

XIMENA IANANTUONI dijo...

¡¡qué hermosa quedó tu alacena!!, qué bueno que lo cuentes me siento totalmente identificada con la necesidad de la reorganización.
Tus niños están hermosos, sus caritas pura luz, te felicito.