27.3.08

EXPERIENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

La verdad es que me da mucho placer ir al cine con mis niños. Eso sí, si el pochoclo o pururú como le decimos en Córdoba es dulce, más aún. Hoy llovía, estaba fresco, muy rara vez estoy en casa cuando vuelven de la escuela y los esperé con las entradas en la mano para ir a ver una peli de un cierto elefante: Horton. Llegamos a tiempo, compramos las palomitas de maíz y llevamos extra de gaseosa en el bolso. La sala, vacía, todita para nosotros. Más tarde entraron un par de personas. Cansada como estoy ultimamente, no habían pasado 10 minutos del filme que se me habían bajado todas las defensas... Encima, muy aburrida. Desopilante pero no de humor, sino la idea. El parámetro válido, en este caso, fueron los niños cuyo interés pasó más por ir al baño que por estar pendiente de este elefante fumado. Lo primero, lo segundo y si podían inventaban una tercera necesidad para dar una excursión por el toilette. Cuando por fin terminó, la rematamos vuelteando por el shopping para hacer listas anticipadas para los reyes observandolas vidrieras de las jugueterías, con tanto entusiasmo que en un abrir y cerrar de ojos (en realidad me había convertido en zombie a esa altura) lo perdí al pequeño. En un par de minutos vino de la mano de un guardia con los ojos más grandes que de costumbre. De allí a casa a continuar con las solicitudes de cena, relatos y más peticiones. Ya relajada, o aparentemente, me dedico a hacer una extensa lista en una planilla de excel. La guardé y luego quiero revisarla y no la encuentro. Juro que la guardé y no fue en el agua tapada con una piedra. Todo culpa del elefante delirante que oía hablar a las partículas casi invisibles.

10 comentarios:

La Ele dijo...

Ohhh, a mi me gustó Horton!

Marce dijo...

A mi me torran las peliculas de chicos. ImaGINAte que aca estan dando Horton, pero cuando lo llevo a mi hijo encima me la tengo que bancar en idioma sueco, too much!! Encima el pochoclo es salado: una mierda!! me alegro que encontraras al nino y se ve que necesitas memoril para ver donde pones las cosas jajajja .b esos.

Marcela y Sergio dijo...

Nuestro bb es muy pequeño para pelis, igualmente nos ha tocado ir con sobrinas a ver films de niños. Confieso que disfuto mucho de las mismas, no así Marcela. Lo único que por ahí no tengo la suficiente paciencia para acompañarlas al baño tantas veces.

LaUReAna dijo...

Gracias por el dato, así van con el papá jaja! Qué embole cuando los llevas a ver una peli y no se enganchan, me pasó en el verano con Encantada... apareció la planilla?

Rossana Vanadía dijo...

Ele, cuánto me alegro... A mí me pareció muy delirada.
Marce, a mí me gustan, de verdad. Pero esta no me hizo cosquillitas. Si, lo encontré pero no entré en pánico, saben que tienen que buscar ayuda. Venía con los ojos enooooooormes.
Sergio, yo me los banco, mientras no jodan a la gente, los abrazo, los llevo al baño y comemos pururú.
Laureana, Encantada nos gustó. Se quedaron quietos hasta el final, igual que con Mi mascota es un monstruo...

Rossana Vanadía dijo...

Ahhh no encontré la planilla. Perdí tanto tiempo buscando que bueno, mejor lo hubiera empleado en hacerla otra vez. Esta noche la hago.

anitaX dijo...

Pobre pequeño!!! hablando de pelis infantiles me lo imagino con los ojitos grandes como el gato de Srek.
Hermosas sus historias sra blogger... siempre ando por aca, aunque no comento seguido ;).

madre hay una sola dijo...

Che no tendría algo raro ese pochoclo? Me encantó la palabra pururú, hasta la convertí sin querer en apodo cariñoso para mi hijito.

La Colo dijo...

acá hay algo que no entiendo... ¿de que Reyes hablás??? esos no vinieron en enero?

Rossana Vanadía dijo...

Gracias Anita, cuando harán la próxima reunión?
Madre... ta buena la palabra pururú... pero hay que traducirla...
Colo, no puedo comprar juguetes caros, así que si piden, hay que pedirle a los Reyes Magos sea cuando sea y para cuando vengan.