15.9.08

AIRE FRESCO

Hace un tiempo que necesito bocanadas de aire fresco, de verdad. Sin multitudes, donde no tenga que hablar a los gritos y pueda transitar sin pedir disculpas de mi paso. Es una elección, quién sabe si momentánea o no, pero lo es.
Espacio o espacios, "parte del aire", como sea. Así, pasamos un finde de niños, amigos y pareja lo que se traduce en paseos, juegos, asadazo,peli en solitario (El nido vacío, me encantó) filosofía cotidiana y la infaltabe música. Se remató muy bien en un sitio tan despoblado como triste -pero sin importancia porque la tristeza no iba conmigo- en que se ha convertido La Feria del Libro desde hace un tiempo. Pasamos a saludar a un amigo que tenía puesto allí y dejarle sus cereales de merienda que había olvidado en casa.
Luego nos esperaba un exquisito corolario: Tamboorbeat, ¡como me gusta Tamboorbeat!, en un escenario callejero en medio de una muestra de arte y diseño. Un puñado danzante, una cantante excepcional, un DJ, instrumentos suficientes y ejecutados con fervor (cuatro, dejembé, congas, por ejemplo). Al final del final, sandwiches de pan casero con rúcula, queso y aceitunas negras.
Detalle, hay luna llena, ni luz artificial necesitabas, ¿para qué?
Al final del final del final no te lo cuento.

3 comentarios:

Marce dijo...

UAUUUUUUU
Què bueno Ross!
p peeroo...y el vinito???
digo,con ese sandwich,buena mùsica,...ideal

Verónica dijo...

Bueno, que la pasaste bien el finde..
El sandwichito que describiste me mató...que rico.

Vero

Nauma dijo...

Que bueno ser espectador de un buen momento musical, no?
Y a la luz de la Luna!