27.9.08

OFRECER EL CORAZÓN

Hace mucho calor. Es la siesta y acabo de llegar de hacer una nota. Entré a casa y me serví agua con mucho hielo y las lágrimas no me han pedido permiso. Acabo de conocer mujeres aparentemente comunes pero con un gran corazón. Voluntarias de un hospital público. "El médico los atiende, las enfermeras también, los bioquímicos hacen sus análisis, nosotros les llevamos una bandeja de oídos, afecto y comprensión", me han dicho. No perciben sueldos ni forman parte del personal del lugar. Dedican horas a las semanas que luego se convierten en años eternos. Ven llegar y pasar niños, bebés, terapias, dolores y tristezas. "Pero si uno cree que no puede con esto, no existiría quién los asista en el terreno de la contención que también es tan importante", me explican. Y tienen razón. Que bueno, hay personas que equilibran el mundo, digo. Me traje un listado también de lo que necesitan para acudir a sus enfermos y sus papás. Quiero devolverles algo de su misión. Ante esa inmensidad, será un granito de arena.
Acá la nota.

3 comentarios:

Marcela y Sergio dijo...

Pasa muchas veces que estamos ciegos viendo nuestra realidad y nos vemos alrededor en donde está esta gente trabajando por los demás. No perciben sueldos ni forman parte del personal del lugar. Faltó agregar NO HACEN PARO es toda vocación por el prójimo, sin pedir nada a cambio.
Afortunadamente existen estas personas que hacen que el mundo no sea tan cruel. Especialmente en momentos difíciles, muy duros como cuando uno debe acudir a esos centros asistenciales.
Saludos Nosotros

Rossana Vanadía dijo...

Gracias por pasar!

Marce dijo...

UFF...ROSS...ROSS...
Por si no sabès por mi laburo visito muchos hospitales de acà de cap.,salas de pediatrìa.
Què te puedo decir mujer...
Ayer contaba en terapia lo mal que salgo cada vez que entro al Hospi
Te podrìa hacer la reseña y el reportaje que necesitàs ,pero serìa interminable,el laburo de las voluntarias,y de muchos mèdicos sensibles que dejan sus horas y dìas al servicio de la genbte,de los pibes...aunque hay otros...detras de sus escritorios en sues còmodos despachos...mientras una niña en pleno aborto espontàneo,asustada,suplicaba que alguien la atienda...yo estaba hablando con una ginecòloga y al escuchar esto al toque salgo como resorte del box donde atienden ...y me dice:no no parà no te vayas,y acto sdeguido le dice a la chica que vaya a la pb que ahì es la guardia que ella està ocupada y ademàs no tiene su historia clìnica!!!!
ENTRE TODO ESTO NO PUDE MAS QUE ESCABULLIRME Y BUSCAR A LA CHICA,...pero ya se habìa ido,sola...como llegò no tendrìa mas de 14 años...
DE ESTAS HISTORIAS TENGO TAAAANTAS
digo uno no ve la dimension del dolor ajeno hasta que no lo tiene delante...
perdòn pero esto me saca besitos
Bien por tu notra Ross