26.10.08

CONTRARIEDADES COTIDIANAS 9: DE PASEO POR LAS SIERRAS

Hace más de dos meses que no llueve así, así como ayer. El pronóstico dibujaba en el diario un solcito apenas tapado por una nube y una máxima de 32 grados. Miro el calendario: no son muchos los findes que nos quedan libres porque el músico de la familia anda muy solicitado. Acordamos, rompimos el chanchito que ya está desnutrido y reservamos una fecha en un hotel que ni estrella tenía pero la pileta estaba habilitada. Hasta a todo como en película de Disney ... pero...
  • Llego el viernes del trabajo, 23 horas, saldríamos sábado a la mañana. A preparar bolsos, las compras en el super las hicieron órdenes de mamá vía celular mediante. Nada listo. Manos a la obra.
  • La niña prepara su bolso como para ir 25 días a Hawai, inclusive un bolsito de maquillaje, otro para la Negrita (su muñeca de la vida que luego tendrá su historia) y el niño prepara una bolsa de consorcio llena de juguetes y el hombre araña que casi ocupa el lugar de otro niño.
  • La búsqueda de los bracitos para flotar que tan caros salieron y tan celosamente guardé, no aparecían. Le decimos los poderes. ¿Quién los encontró? Ella, la cachivachera. Que si le pedís que te alcance la sal no la ve. Pero halla lo inimaginable, cada cuál tiene su virtud en casa.
  • Preparamos libros, trajes de baño, toallones, ojotas, bronceador. Programamos las comidas y hasta los juegos de mesa.
  • Acostarlos frente a tal excitación fue todo un logro. Al otro día amanecimos cruzados de cama: las mujeres por un lado y los varones por otro porque lo única que calma la ansiedad de la nena es dormir a mi lado. En fin.
  • Me levanto, ni miro por la ventana y preparo el mate para el viaje. Se levanta el señor marido, bosteza, se lava la cara, mira afuera y me dice: está nublado y frío. Lo niego, acá adentro hace calor, salí afuera, me dice. Estaba fresco. Encima se nos mete un gorrión por la ventana enloqueciendo perros y niños!
  • ¿Qué hacemos ante tal panorama? Salgamos igual, no hay esperanzas que se despeje pero al menos... no sé. Cancelamos la reserva. Llevo todo por las dudas, no sé.
  • Salimos. Comienza a llover, me bajo a comprar facturas, llueve a cántaros.
  • La otra propuesta era ir a esos parques insoportables con shows de lobitos marinos (sí, en las sierras también hay) pero no abren los días de lluvia. Menos los de diluvio.
  • Seguimos. Llamo a un hotel tipo Colonia de vacaciones y me dicen que podemos almorzar y usar instalaciones, es decir, juegos. Iremos igual, a ver que pasa...
  • Llegamos al dichoso lugar, ya había pasado la hora del almuerzo. Él aún culpa al cambio de horario. Que si son las 2 nosotros vivimos como si fuera la 1.
  • Mientras, en el auto, cantamos, jugamos, inventamos. La niña se descompone (como yo cuando era chica) cambiamos lugares, paramos, nos mojamos. Peleamos, nos reconciliamos. Contamos anécdotas, etcétera.
  • Paramos a almorzar en La Falda (conocen?) Los chicos felices porque el restó tiene más de una copa por persona. Comemos rico y gastamos la plata prevista para el alojamiento. No importa pero ahora... ¿dónde vamos?
  • A casa... a alquilar películas. Y llueve. Y llueve.
  • Regresamos y los perros nos reciben con una llama olímpica. Jugamos un rato en Youtube (cada cual elige un tema para mostrarle a los otros y no vale elegirlos muy largos), vamos al video club, alquilamos.
  • Acá estamos: domingo de sol a full pero fresco, eso sí. Es un consuelo. Y el fin de semana aún no terminó!

5 comentarios:

LaUReAna dijo...

Ay me ha pasado eso de salir con todo el arsenal de cosas y las espectativas, y tener que volver con la frente marchita! El que siempre nos jode los planes a nosotros es el auto, no el tiempo. Pero bueno seguro que le van a saber encontrar la vuelta al fin de semana todavía un beso Ross!

José L. Glanzmann dijo...

Que bajón esa lluvia.. a mi me vino al pelo porq tenia ganas de no hacer nada el sabado.
Se podrian quedado en casa viendo TN, que todo el dia pasó a un F1 dando vueltas en el obelisco, muy lindo, pero todo el dia lo pasaron!!!!

Marcela y Sergio dijo...

Similar situación vivimos compromiso ineludible en Salsipuedes, reserva de hotel, mochilas preparadas, no tenemos auto por ende, transporte público con todo lo que eso significa y llegamos a Cba y comenzó el diluvio y a bajar la temperatura. Porsupuesto que nuestra ropa era TODA para noches cálidas y sin lluvia. Por suerte para el niño había ropa disponible para cualquier clima.
Es un verdadero garrón cuando el fin de semana planificado LLUEVE !!!
Saludos Nosotros

Verónica dijo...

Ro, que bajón. La verdad que estuvimos pasaditos de agua el sábado. Acá (casi llegando a Villa Warcalde) me pasaba un rio por la puerta, era dificil hasta manejar para llegar al súper.

Igual ustedes estuvieron muy audaces!!! La próxima será..

Beso.
Vero

Alma en Soledad dijo...

Hola, es la primera vez que paso por acá, me gustó como contaste la historia. La verdad que es re feo cuando tenés planes y el clima te los arruina, igual, no suena a que la pasaron mal, no!?

Saludos y seguro pasaré seguido por acá!