26.12.08

PROMESAS

No pienso hacer ninguna promesa para el año que viene. Porque al momento de pronunciarla sé que no la voy a cumplir. Ni dietas, ni gimnasio, ni no pelearme ni deprimirme.
Tampoco volverme vegetariana del todo ni budista ni leer un libro por semana o ver una peli día por medio.
No pienso dejar de comer harinas ni helados ni cortarme el pelo ni ahorrar un determinado monto por mes. No programo cambiarme de casa ni comprar un terreno ni cambiar el auto.
Sólo digo: haré como me salgan las cosas, así como vengan (de este modo, espero que el resto se presente y fluya porque sigo siendo pretenciosa)
Tampoco tengo ganas de despedirme ya de mis bloggers amigos porque capaz que dentro de un rato escribo de nuevo.

4 comentarios:

Adrian Pegaso dijo...

Es que hacerle promesas al año entrante es convertirse en politico presidencial en pleno acto preelectoral... largar cosas que uno va a cumplir y que llegado el fin del mandato no hicimos ni el 1%.

Che posteas luego o no? Nos dejas con la intriga si te dejamos aca el saludo para año nuevo... :P

Bexos
Ad

ines dijo...

que la vida nos sorprenda.... jaja la real sorpresa seria si nos pasara la cuarta parte de lo que decis en el post....vida sorprendeme!!!!(y ese fue el momento en que marido se iba a comprar puchos y no volvia!! yupiii!!)...y porsupuesto dejando una gran fortuna...

Alicia R. dijo...

Habla muy bien de vos :-) Feliz 2009

Marian dijo...

muy bien este post anti-promesas.

Para q prometer, autoimponerse tantas cosas? Si uno en definitiva no maneja todo.

Felicidadessssss
chinchin