26.2.09

RESULTA QUE AHORA

No ahora no, siempre. Te encajaron un título y ahí quedaste, convertido en un hombre sandwich con tu título brillante, que dice: soy intelectual, me gusta el rock, odio los plantas, soy ecologista, como carne hasta morir, me gusta el olor a nafta, mato por un merengue, etcétera. La mayoría de las veces nosotros mismos nos hemos encargado de pintar la pancarta pero otras fue obra de la casualidad o el destino. Resulta que ahora, si alguien se encuentra algo no humano en la calle pero que respira, me pregunta a mí a quién se lo puede dar. "Mirá me encontré un gatito, no sé que hacer" o "la Titi se compró un perro y no lo soporta, no sabés donde podemos ubicarlo?" Esto me hizo pensar, no estaría mal, no sería una mala idea tener como oficio: colocadora de cosas. Una cómoda que se pueda patinar para uno, una gallina que pone huevos para el vecino que tiene fondo. Una bici que alguien dejó de usar o una lámpara vintage. No tengo lugar físico pero si podría ser virtual. "La colocadora virtual", que tal?

4 comentarios:

ines dijo...

me gustó tu titulo extrauniversitario,jaja yo no hice el curso de colocadora,pero si he logrado el titulo de "arregladora/hacedora"
podriamos poner una PYME no ?TE LO ARREGLO Y TE LO COLOCO" suena sospechoso no?

Rossana Vanadía dijo...

Claro pero para arreglarlo hay que estar, esto es virtual. El cliente se maneja virtualmente...

Sergio M dijo...

Oiga, tengo un perro que me dejó mi vieja y necesito colocarlo (al perro)
Como poco (o comía, porque hace una semana que no voy...)

Rossana Vanadía dijo...

Sergio, hermano, vaya alimente el can, sino va a llegar y el olor pestilente no lo dejará entrar y se ganará una enemiga para toda la vida.