19.8.09

A LA CUCHA, DIGO!



En la vereda, cucha super de lujo. Los atorrantes pasan la noche como si fuera un hogar pasajero pero se quedan. La señora que los alberga tiene una farmacia ahí en la esquina e hizo construir la una cucha donde caben un par. Cuando voy a buscar a la niña al cole, me encanta verlos panza al sol disfrutando del dolce far niente. Me hace acordar a una anécdota de casitas y chozas, que todos hemos hecho alguna vez. Viqui me contó que ella junto a su hermana, en unas barrancas cerca de su casa, se habían hecho un refugio que hasta cortinitas tenía. Vaya sorpresa cuando un día encontraron que a la casita la había ocupado un homeless convertido en ese momento en ocupa. Yo hacía mis casitas debajo de la mesa, cuando mi vieja o mi tía Ilda ponía las frazadas para planchar y quedaba oscurito.
Pero los de la foto la ligaron bien de arriba...



3 comentarios:

Jorge Cónsole dijo...

Me encantó este post, me encanta que la gente sea solidaria con los animales. Yo el día que pase por ahí también me tiraré panza arriba al sol. Un saludo grande a vos que sos una amante y protectora de los perros.

Clarisa dijo...

Que lindo!!!! Hermosa la casita, menos mal que no se la ocuparon como a nosotras jajajaj Besos!

Willowcita dijo...

ay que lindo.
ojalá acá hicieran más casitas asi para los perritos sin hogar.
mis angeles.
yo amo a los perritos y gatitos :D