10.11.09

LAS MEDIAS ME DAN CALOR


Los chicos crecen. Es tan trillada la frase que hasta Sandrini hizo una película con ese título. Pero cuando decís, este verano me las arreglo, bajás la bolsa con ropa del año anterior y los pantalones han quedado como para ir a pescar a La Cañada. Todas las remeras son puperas y los trajes de baño están cortas de tiro, dirían las modistas.
La historia es que partimos con plástico en mano a un lugar accesible pero permisible, mientras papá se arrodillaba ante un poster de Ozzy Osbourne a rogarle no se qué. Su lenguaje se parecía mucho al de Linda Blair en El Exorcista.
Con la niña combinamos colores, nos medimos, especulamos, trajimos. Hoy tienen que estar bonitos.

De entrada nomás, el niño se probó a regañadientes (hombres: género masculino, número plural: ¿porqué odian probarse pilchas?) Pero hubo algo que le gustó: un par de medias. De todo el conjunto de trapos le gustaron unas que vinieron adhosadas a las del color que yo deseaba. Esas medias tienen rombos y a él le parecieron "cometas" (¿barriletes?). ¿Puedo dormir con ellas mami? Si, hijo, puede.

4 comentarios:

Constanza dijo...

tá bueno que tenga su gusto. y que cuando algo le gusta, lo apasione.

yo debo ser hombre porque ODIO salir de compras ... y más odio medirme pilchas.

te deseo que estén todos elegantísimos para la ocasión. la pilcha es lo de menos. son las sonrisas y los abrazos, lo que importa.

ines dijo...

que preciosorrr.
correccion "como envejecen los chicos" viste que una toma nocion del tiempo cuando ve los hijos de los amigos despues de mucho tiempo

Juano dijo...

Es real que por alguna razón, los hombres detestamos probarnos ropa.

Tu relato me recordó que cuando conocí el mar (era muy chiquito y fui con mi familia) me emperré con que quería una sunga.

Mamá finalemente me la compró aunque me aclaró 40 veces que era muy pequeña.

Pasé unas vacaciones estranguladas, pero felices con aquel calzón blanco y azul del que me enamoré. Seguro él recordará a los 33 años, el par de medias con cometas.-

Beso!!!

Rossana Vanadía dijo...

Constanza, yo odio que no me quede como la publi.
Inés! si! y cuando tus hijos te usan tus ojotas!
Juano, la sunga es lo más y el niño no quiere usarlas. Me parece lo más cómodo para nadar. El tenìa una con un sapito, jajaja. Pero ahora dice que es de bebé.