8.9.10

DÍA DEL MAESTRO

Sarmiento pudo ser muy bueno con su política educativa, pero la cara, mamita, da miedito. Encima hay una escultura que lo muestra como con la cabeza de un águila, muy extraño, muy rapaz.
Cuando era chica fuimos a San Juan y caímos en su casa y obvio bajo la higuera de la que solamente recuerdo que no podías llevar una hojita. Que loco, un fan de Elvis Presley tiene una hoja de fresno enmarcada que recolectó en la casa del Rey. Tampoco tengo fotos de ese día. 
Me acuerdo también que una vez salí de doña Paula Albarracín en quinto grado, creo. Esos papeles denigrantes que te tocaban porque eras "la más alta". Lo mejor de semejante actuación fue que no me podían hacer el rodete porque mi pelo era muy suave y se resbalaban los invisibles. Luego me lo llenaron de talco para que parezcan canas. Asquerosas y envidiosas.
El libro de no sé que grado también citaba a Domingo Faustino en una lectura en la que decía "me indigesta más una mentira que un pepino". La historia era que la hermana le había mentido a cerca de si tenía pepinos para el almuerzo porque a él le caían mal. 
Increíble las cosas que uno deposita en la caja negra que no es negra y que de hoy en más diré que la mía es fucsia porque sí.
Simplemente, en mi caja fucsia porque sí, no tengo los mejores recuerdos de Sarmiento aunque me guste el himno, sobre todo cuando dice: por ver grande a la Patria tu luchaste... con la espada, con la pluma y la palaaaabra...
Semejante rollo para decirles feliz día a muchos docentes, algunos de los que estoy rodeada y aprovecho la oportunidad para mandar al mismísimo infierno a otros tantos que marcaron a fuego la mente de los niños (como la que me dijo en tercero "mosquita muerta" luego de hablar con mi mamá y a sus espaldas y yo no tenía idea que quería decir) y no dejarán huella ni en el cemento más fresco.

2 comentarios:

v dijo...

Genia, te quiero, cada día me da mas placer leerte.

Rossana Vanadía dijo...

Gracias, que lindas tus palabras!