30.1.11

DEvÓRAME OTRA VEZ

Voraz. Insaciable.
Cuando tempranamente chateábamos con el mirc, con una amiga nos poníamos Débora Dora. Y dele que te dele conociendo desconocidos que nunca llegaro a la categoría de ilustres.
Así, tengo dos días sin laburar (L y M) y me quiero devorar un par de libros, nadar, tengo que lavar ropa (buscar donde lavarla, primero y secarla) y ordenar el desorden infinito de una casa en transición.
Ah, claro, tengo una familia que también devoro de a poquito, mientras me cuentan sus cosas, veo series de tv por internet o compartimos cositas como hoy: un helado a la salida del trabajo.
Lo quiero de menta granizada, que pique en el paladar. También quiero dejar de toser el polvillo ambiental y que no llegue marzo. Malditos hiper mercados, que han puesto a relucir los útiles escolares antes de fines de enero.

3 comentarios:

Vicky dijo...

Malditos golpes de realidad precoces!

Mara (Bunta) Villamor dijo...

El mirc... se me pianta un lagrimón!!!! Ahí empecé a ser Bunta, picture that!
Besos

laura dijo...

lo de los útiles antes de que termine enero no te da paz. no dan paz.