18.6.11

METERSE PARA ADENTRO

Oh, si si si, ella es muy para adentro, casi no sabés que le pasa o si le pasa algo. Es que en general no soy muy para adentro. Pero ahora sí. Se me da la gana. No quiero ser para afuera ni llamar a nadie ni chatear. Quiero leer, pensar, tejer, hacer cosas y planificar.
Necesito salir, ante todo, de un estrés que me sumió en este letargo. Quiero mi estrés, mirá como lo beso chuik chuik, estrés sos mi aliado. 
Quiero que se me ordene la casa y la cabeza y que respeten mis tiempos. Que no toquen el timbre a la siesta, que dejen las mochilas listas por las noches y que cuando salgan del cole me reciban con una sonrisa.
Necesito no ir a yoga si no quiero o dejar un poco el esfuerzo fìsico de la natación por un rato y no pensar en el costo - beneficio del asunto. Dejar de comer lo que hay que comer y tomarme un copita de licor de huevo a la noche, sola, en la oscuridad, mientras veo la peli más alternativa que se me cruce.
Eso. Estoy bien ordenando las estanterías adentro. Cuando hablo, sugiero, los pongo en su lugar y si hay mucho desastre, cierro las puertas y no miro. Me doy vuelta los ojos y me miro yo ante todo. 
El estrés o como le llames me mandó acá ahora. Cada cuál tiene su derecho.

4 comentarios:

laura dijo...

a veces pasa, y no queda otra que pasarlo, ojalá podamos ser tan libres como para el licor de huevo Y para que las cosas nos u¡importen un poco menos

Marita Bunta dijo...

Y dale Ro, metete para adentro lo que necesites, y no te olvides de decirle al otro que se tiene que hacer cargo, que vos estás OFF.
Cuidate!

NO PUEDO PARAR dijo...

es fantastico de vez en cuando hacer lo que llamo formar parte de la tribu "mechupuunhué" de ahi salen cosas muy interesantes,no hay que tenerle miedo relajate y goza.

Anónimo dijo...

uh, yo quiero licor de huevo.