10.9.06

TEMA A DISCUTIR: LA CREATIVIDAD


Hoy pasamos en un vuelo rasante por la Feria del Libro de mi ciudad. Fuimos con mi amiga Silvana, que a esto de la maternidad se lo ha tomado bastante en serio y buscó actividades para los niños. En realidad mis pretenciones en cuanto a la feria hubieran pasado por ir sola y recorrer y descubrir o escarbar alguna novedad, cosa que hace mucho no sucede... En realidad, son un suceso de exposiciones de librerías todas juntas (este año, no sé) Primera actividad: un señor que hacía experimentos con agua, aire y el peso en el agua. Para mí un aburrimiento, a algunos les gustó. Nada novedoso. Segundo, poesía para chicos. Sabemos que yo no soy tan adepta a estas lides pero accedí a quedarme un rato más mientras el pequeño me tironeaba para ir a correr las palomas de la Plaza San Martín. Unas niñas vestidas de haditas leían sus poemas, unos escritores de poesías para niños presentaban sus libros y nuestros hijos se aburrían. Yo creía que mi amiga estaría vencida. Pero no. Seguimos ahí firmes como rulo de estatua. Y vinieron los cuentacuentos. La verdad que si el cuentacuento no está sentado a la altura de los chicos y se mezcla y los involucra en el relato, no es tan atractivo el asunto. Ver a un adulto subiendo y bajando el tono haciendo su relato con micrófono, no tiene ninguna gracia. Después me vienen a decir que estos chicos no dan bola, que qué les pasa, que donde vamos a ir a parar. Acá, en estos tres eventos no hicieron nada para animarlos para que levantaran los ojos del piso y abandonaran el pensamiento del helado a la salida. Nada. Da tela para cortar. Yo creo que hay que usar o combinar otros elementos. Otras rutas, otras salidas. Sin ir más lejos, estábamos viendo un libro con mi hija días pasados. De pronto, el cuadro de La Gioconda y ella me dice: la Monalisa. Ah! te lo enseñó la profe de plástica? No, ma, Art Attack. Ejem.

14 comentarios:

Karina dijo...

Viste que no pude ir...un bajón.
Mis hijos y todos los niños que conozco saben un montón gracias a ese programa. Te imaginás si hubiera algo parecido con literatura?
Besos

Julia dijo...

cuando el arte ataque!
q temazo!!!

xxx FroggieS xxx dijo...

Tema interesante si los hay.
Creo que el secreto está en involucrarlos y ponerse a su altura (lo cual no quiere decir "infantilizar" en el mal sentido). Interactividad, manos en la masa, herramientas, son las palabras que me surgen.

kutty dijo...

ah.. mi hija no se lo pierde.. y tampoco deja de estar urgando en las cajas y cosas por tirar para ver que puede reutilizar

Yo nado en cartones y papeles cortados y pintados.. no puedo guardar tanta obra de arte!

Auxilio!

ana dijo...

y esto se parece al escepticismo, pero... bueno, después de tantos cuentacuentos, talleres de plástica y música, y cuanta actividad libertaria y bucólica se nos presente a 50 kilómetros a la redonda, llegan los muy malditos a los diez, once años, y sólo quieren ver rebelde way, leer la revista bravo o cualquier sucedáneo con pósters de la factoría cris morena, ver la mtv de este siglo (vaya, vaya con la cadena!), escuchar black eyed peas y comprarse zapatos rosa chicle con plataforma de plástico ad-hoc...
pero seguid intentándolo... jaja

Ross dijo...

kari, a ese punto voy, usar otros medios para llegar, no un adulto con micrófono, parado en frente.
Julia, si? bué, no lo entiendo mucho, no hace falta entenderlo...
Forggie, revolución, esa es la palabra, mejor dicho, terminar con todo y re pensar todo. Llegar a los chicos no es lo mismo hoy que hace cinco años.
Kutty, he visto algunos art attack y son entretenidos pero no hago nada de eso!
Ana, era un verdadero embole. Entiendo que les guste todo lo que enumerás porque lo que vimos no captaba nada de nada. Ahora, sería bueno, usar instrumentos distintos. Más atractivos. Más acordes. No se puede competir a veces.

Patrizio dijo...

Jaaa, me mataste con lo del cuentacuentos subiendo y bajando los tonos. Es insoportable.

Y lo de La Gioconda, mortal también, Ross.

Y bueno, historias cotidianas, qué vas a hacer.

YAYA dijo...

Aprendizaje no es lo mismo que diversión, si el pibe aprende que lo más divertido es lo que más enseña a la larga va a creer que el aprendizaje está en los Power Rangers, porque reconocer la Gioconda no es lo mismo que apreciarla, eso es algo que toma laburo y no siempre es una fiesta de colores y sonido por agradable que sea el resultado.

Estimular a los pibes en el arte y el pensamiento no tiene por qué parecerse a una maratón de Operación Triunfo ni a la seguidilla de cuentos más o menos picantes de Tinelli. Un soneto, una armonía y una escultura no tienen que ser divertidos (ni aún para los chicos, que piñón fijo puede enseñar a atarse los cordones pero no tiene el recurso pedagógico para enseñar a reflexionar sobre la soledad, la verdad y la justicia), sino bellos.

Ross dijo...

Yaya, totalmente de acuerdo. Pero hay una diferencia entre sentarlo y decirle escuchá la novena de Beethoven y utilizar didácticas que lo involucren y lo acerquen a la novena. El arte puede ser interactivo, el arte anima, invita y a lo que yo voy, es que si el chico no diferencia bien lo "culto" de lo "popular" y esto último es lo que más cerca tiene, hay que ser creativo para acercarle lo primero. si mis hijos han conocido el sabor de escuchar un cuento (clásico, moderno, real o no) de la voz de un experto (mi tía, vieja maestra jubilada) muy poco pueden sentirse atraídos por una señora con micrófono en una carpa. Hay competencias y la de la compu y la tele son muy difíciles de enfrentar. Por eso yo digo que es bueno poner esos elementos al servicio. Con mi papá veíamos todas las noches un rato el Atlas, con ellos el Google Earth. Eso está mal? no, es distinto.

Marian dijo...

Hay Ross, que tema!!!
Justamente la creatividad es un tema a trabajar x todos... pero claro primero hay que tener MUUUchas GGaanas, o sea voluntad. Luego hay que aplicar el ingenio... mezclado además con un poco de intuición...
No es tarea simple entretener, divertir, jugar, enseñar y aprender con los niños que vienen ahora... pero tampoco es imposible, hay que estar atentos a los intereses particulares y despertarles el bichito de la curiosidad...

besote

La Maga dijo...

Me hizo sonreir este post, porque es como vivido...
Fui a la feria del libro con mi esposo y la disfrute, y voy a volver con una amiga el viernes y seguramente me va a pasar lo mismo, mi bebè tiene un año pero pienso cuando el ya tenga 4 y tenga el placer de llevarlo.
Es dificil encontrar alguien que realmente lea libros para niños y los atrape, pueden ponerse unos sombreros maravillosos mientras los chicos dicen: cuando nos vamos?.
Personalmente disfrute el otro dìa la narracciòn de un cuentista no vidente que atrapo sin pestañear a los chicos.
Los recursos es todo un tema, como docente autoreflexiono y me doy cuenta que a veces los sobreusamos o los desestimamos, hay que encontrar el equilibrio que movilize y sirva.

¿ A quièn no le gusta Art Attack?

CaboReyes! dijo...

Time Out!

Que le puedo decir? un libro es de por si noble y encarna años de tradición escrita, nacido el siglo pasado cuando la imprenta empezaba a tomar su faz industrial y los libros ya empezaban a tener tiradas de unos cuantos cientos de ejemplares que la sociedad consumía con celeridad: no había otro medio.

La primera democratización del saber, en ese contexto un libro leído en soledad sin más estorbo que el trinar de algun plumífero perdido resultaba atrapante para cualquier niño que a fuerza tenía que usar su imaginación...

Hoy por hoy, ya decirle feria del libro a un niño y que le guste es algo digno de mérito... Como bien comentó en su post sobre la impersonalidad del relato mediado por un micrófono es una aberración a esa comunión entre un texto y quien lo lee. No me considero un quema libros pero hoy por hoy con todos los medios que hay... no todo es para un libro y directamente nada es para un libro recitado por que le quita el espíritu mismo de la lectura: la reflexión (esa pausa entre líneas en que uno imagina y valora lo que esta leyendo)
Para quien lee a niños desde su propia altura le queda una doble tarea, leer el texto y leer los rostros de los mismos para hace pausas o intervenir con preguntas.. no es moco de pavo, noble tarea si la hay.

Rael dijo...

Primera vez que entro a este blog y me gustó leer un post que dice las cosas tal como son.
Para mí, la lectura es un ejercicio individual (solitario), que a lo sumo se puede hacer de a dos, tres o cuatro cuando se trata de estudiar para un parcial mientras se toma mate y no se entiende nada porque están todos distraídos mirando MTV.
Cuando era muy chiquito mi mamá me llevaba al teatro, me compraba las revistas de Los Pitufos y me dejaba ver películas de terror y violencia. Así aprendí cosas copadas.

Saludos!

Daniel O. Requelme dijo...

A veces pienso, nunca existo. Por que a los niños les gusta mas otra cosa que leer? El desafió consiste en diseñar una oferta literaria capaz de atraer la atención de los niños. Tarea de libreros, escritores y nosotros. Ud. ya empezó. Agradezco el esfuerzo en el diseño de su blog. Muy buena propuesta. Por ser cordobesa doblemente buena.
Gracias.


Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar