28.2.07

MENSAJE EN UNA BOTELLA


Sabemos que la duda es el origen de todo que nos inyecta curiosidad y nos inquieta. ¿Me siguen? Sabemos también que la pérdida de la inocencia o ingenuidad en sus distintas formas y disfraces representa un momento clave en nuestras vidas. Que luego de esa transformación somos otros y la realidad, por ende, es otra también.

Ahora siento eso con respecto al blog. Aún no he cumplido el añito aquí. Y antes, les juro, escribía impulsiva y salvajemente. Sin importarme destinatarios ni el posible efecto dominó. Más bien me atrajo siempre la figura del mensaje en una botella. Pero como siempre, casi como en la socialización, como del estado salvaje pasamos a dominados por normativas, por el "deber ser". Siento que he perdido el candor del estado casi puro en la escritura, en los relatos, en las reflexiones. Tal vez ya me influye el pensar qué piensan de mí. O me desconcierta el destino de mi botella.

¿Ustedes han sentido eso con respecto a sus blogs? ¿Han sentido el quiebre del "no saber que estoy haciendo" a la toma de conciencia "tal vez este mensaje llegue a tales sitios y piensen tal cosa"? ¿Han tenido alguna vez el clásico sueño de estar desnudos en un sitio donde están todos vestidos y sólo yo noto la falta de ropas?

13 comentarios:

xxx FroggieS xxx dijo...

Por cierto: Muy Interesante el tema de tu post y Cómo lo planteás. Al principio escribía mucho más "libremente" aunque confieso que nunca fue del todo así: si bien escribo anónimamente (sin nombre bah), hay gente a la que conozco y tampoco puedo salir -ni quiero- totalmente de mí. Lo cierto es que desde un principio hubo una disyuntiva: una por motivos laborales y otra...por esas cuestiones ¿sociales? ¿personales? ¿culturales? ¿gregarias? no sé. Una mezcla de todo quizás, la propia censura a veces, de lo que quiero y no quiero contar, a veces lo que sale y no, la autoexigencia y autocrítica, a veces la total falta de ellas, a veces el puro disfrute y ganas de compartir, a veces la importancia al qué dirán, etc. Mucho para pensar al respecto. Lo que pienso en este momento es que me gusta que exista un espacio así, global, sí, a pesar de también, sus connotaciones negativas, que se presta a tantas cuestiones creativas y a veces, milagrosas. Depende cómo se use y qué salga. Quizás, como todo en la vida. Besos Ross!

laura dijo...

HOY, no te miento, recorrí demasiados blogs, y me vi como en un mundo paralelo, que no me gustó. Y hoy me preguntaba para qué, para quién, y no, nunca escribí con soltura y libertad y sin inhibición. Soy demasiado crítica mía, la peor, la más bruta, y apenas aprieto publicar, me estoy arrepintiendo. No es que me interesa quién me lee, no es eso lo que me cohíbe. Soy yo.
Lindo planteo, casi telepático.
Beso!

Turca dijo...

Talcualmente, dijera Alex!!! Si pegás una ojeada a Búsqueda desde el principio te vas a dar cuenta del cambio... es muy evidente! Lo mismo con Ocio... aunque es más nuevito, se nota la disyuntiva. Pero porfi, no cambies que tus letras son lindísimas de compartir! A mi me encanta escribir, pero tristemente te cuento que algo hizo click... y hoy ese prejuicio del que hablás es más fuerte que yo... una pena de verdad... porque te juro que cada día de mi vida, y a vos omo mamá de dos te debe pasar igual, hay escenas y cotidianeidades que se merecen más de un post por día... te lo juro!!!!!! Pero no me sale... esa desnudez de la que hablás hoy es insostenible.
Besosssssssssssssss.

*-*Kuty dijo...

a todos nos pasa Ross. a todos.. creo a menos que se blogee como anónimo supongo.
yo estoy en una etapa parecida, será que hemos desnudado el alma a tal grado que nos es imposible taparnos ya?

Gabriel dijo...

Al principio, allá por el 2004, escribía historias (mínimas, por supuesto) ajenas, con seudónimos, o ficciones. Siempre fui muy reprimido. El clic me vino después a raíz de una situación personal terrible. A partir de ahí tuve mucha más mierda pugnando por salir. Tenía una amiga, Mafi, que una vez me dijo "boludo, abrite un blog «clandestino»". Me gustó la idea y me puse en marcha, intenté y casi lo logré, eso de vomitar lo que tenía podrido, reprimido... esas cosas que quedaban "bajo la alfombra".
La evolución (o involución, todavía no lo sé) de mi proceso me trajo a otra encrucijada y tomé el camino de barrer lo groso como corresponde y la pelusa de todos los días, las miserias mínimas, sacarlas de abajo de la alfombra. Coincidió con un momento de liberación interior que todavía intento recorrer de pie, sin arrastrarme (siquiera arrastrándome lo menos posible).
Creo que todo en nosotros tiene su canal apropiado, como personas humanas que somos, tenemos todo a nuestra disposición para expresarnos: el cuerpo, las ideas, los actos. Esto de Internet es un instrumento más pero es tan nuevo que no tiene nada que hacer al lado de nuestra capacidad para expresar o tragar. Al contrario, me parece que canalizar todo por acá es abandonarse como persona. Algunos estarán de acuerdo, otros no tanto.
No me gusta tomar cosas de un libraco que fue inventado y usado por los necios para su propio provecho pero hay algo cierto: darle a cada cosa lo que le corresponde, así que parafraseo y cierro "a internet lo que es de internet, al hombre lo que es del hombre".
Vivamos, que pese a lo mierda que es la vida, por ahí tiene cosas lindas.

Me fui al joraca, sorry :$

Adrian Pegaso dijo...

Creo que si, que es una etapa que todo el mundo se plantea... y en donde todos deciden hacer modificaciones, parates o seguir tal cual venian...

En mi forma de ver tu planteo... tal inquietud es el famoso "que diran" que usamos siempre en el vecindario...

La decision esta en uno... Cuidar una imagen o que al que no le gusta que pase al siguiente blog...

El tema blog presta para mucha mediaticidad (se escribe asi?) y hay que ser conciente que se puede enfrentar a eso bastante seguido...

Bexos
Ad

Ross dijo...

Veo que todos tenemos la inquietud parecida... Y me refiero más que pensar que dirán, es como me condiciona el ya saber para quiénes estoy escribiendo, porque más o menos, ya lo sé. Y cómo opera el represor interno que antes estaba ausente... Me interesan todas las opiniones, las estoy leyendo atentamente! Gracias!

Karina dijo...

Mirá , lo que pasa es que el tema del blog lleva mucho tiempo y no siempre disponemos del mismo para escribir realmente lo que queremos.
A mi me pasa que posteo muchas cosas de otros que me interesan y en ese acto intento reflejar también mi parecer...
La verdad, como todo, lo mejor es hacer las cosas cuando a uno se le cantan!!!
Besos Rossi

Anónimo dijo...

hubo alguien que dijo: "se tu mismo. los amigos no necesitan explicaciones. los enemigos jamás quedarán conformes". de todos modos,cuando posteamos algo copiado, siempre refleja nuestro sentimiento o pensamiento. hiciste bien en hacer una pausa y replantearte cosas que te inquietan, pero no te hagás demasiado problema. ya vés que quien más quien menos tiene o tuvo las mismas inquietudes. no nos abandones, che!!!. besos . Beacriz

YAYA dijo...

Me iba a abstener comentar ya que no difiero de lo que piensan los demás.

Uno se inventa un personaje (o el personaje se va creando solo sobre la marcha) y de a poco empieza a limitarnos.

Un tal Sangiácomo, quizá inventado por Bioy, decía que su libertad estaba severamente limitada por sus preferencias

Araña dijo...

Cierto Ross.. a mi también me pasa.
Y a veces me cansa mantenerlo, por eso me tomo "vacaciones" del blog.
Un beso

Ross dijo...

Y la duda persiste... si tenemos que dudar, dudemos! Este es un espacio construido por todos en pleno proceso, no? Releo sus respuestas y tomo varios puntos. El tiempo dirá y no tengo pensado dejar el blog. No lo considero un diario ni tiene principio ni final. Es. Es un blog. Y nadie nos ha dicho (ni tiene porqué) como hacerlo.

Emeefe dijo...

Ross, llegué a tu blog despues de poner en google "blog mensaje en una botella". Mi reflexión en el momento de buscar esto, tiene mucho que ver con lo que escribís en este post. Creo que tiene que ver con la necesidad y a la vez el miedo de exponerse. Cada vez que nos exponemos ocurren cosas que nos gustan y otras que no, y a veces nos planteamos si debemos seguir haciéndolo o no. Pienso ahora que la forma en que llegué hasta aquí es una prueba de que "a veces ocurre algo más", cuando parece que volvemos a sentirnos "encerrados" o que la botella que tiramos al mar la agarró el tipo que tomaba sol a unos metros de nosotros. Con tiempo voy a pasar a leer algo más de tu blog.