15.10.07

PELICULITAS


Adoro ver pelis en la tele. Video, dvd, cable, cualquier formato me viene bien. Mejor de todos es el dvd porque se puede detener con precisión, retroceder y avanzar sin tanto rollo. Hace muchos años trabajé en un video club atendiendo a la gente, recomendando y acomodando. Por las mañanas, como casi no iba nadie, veía pelis a morir. Ideábamos junto a un compañero con poco interés en la atención al cliente, ciclos de Woody Allen, Aristarain, cine francés o comedia romántica. Así, tipo cine club. Cuando el furor del video pasó, cerraron muchos negocios y quedé fuera, seguí alquilando por mi cuenta y asociándome a aquellos especializados en inconseguibles. El cine es otra pasión pero mirar películas en casa me provoca ese placer íntimo de estar tirado, tomando algo o tapado hasta las orejas y metido en una trama. Con los hijos, las salidas se limitaron pero amamantar o tenerlos al lado no impidió que siguiera. Tengo recuerdos de dar el pecho mientras miraba alguna que otra de Almodóvar o cine europeo, esos filmes bien intimistas que me encanta ver solita. Pero no todas han sido buenas y tranquilas, algunos momentos he tenido que terminar de ver mi largometraje sentada a la orilla de la cama con un pié en el auto antes de que cerraran el video club. No tengo colecciones, no me gusta guardar por falta de constancia y ser de préstamo fácil. También soy capaz de detener la peli y terminar de verla a la mañana siguiente cuando aún no ha amanecido. Así y todo, tengo mis pendientes. No he visto mucho cine clásico y tampoco me gustan las de pura acción ni la ciencia ficción.

7 comentarios:

Silvana dijo...

Y hoy era un día especial para ver pelis, sobre todo acá: fresco, gris, lluvioso...

Rossana Vanadía dijo...

Acá también y vi una por la mañana!

Viole dijo...

Que hermosos el cine, es apasionante, una se hace un rito. Como contas...eso de despertarse antes de que amanezca a ver la peli, el hecho de ponerse a elegirlas. Cuando era muy chiquita mi mamá me llevaba al video club y yo le decía "una con atores", ya no quería más heidi en dibujitos, quería heidi con atores...y de ahí mi rito siguió hasta irme a cuba a estudiar guión de cine. pero no me hago la cinéfila porque si bien miro mucho cine arte, miro estrenos, y pelis nuevas, no tengo gran vademecun en esto...
Ayer enganché otra vez 21 gramos y no puedo creer lo que es.
Gracias Ros, por el mensaje en mi blog! me encantó saber que todas tenemos un pantalon fetiche!!! y me hizo pensar eso de que creemos que no podemos muchas cosas, porque aun no tenemos registro de haber podido...
muchas gracias!!!!
besos

Kolo dijo...

yo no me acuerdo cuando fue la ultima vez que fui al cine... ahora juanchi me baja las pelis de internet y con mi laptop, me meto en la camuchi y miro pelis a fulllll...un placerrrr

mardevientos dijo...

uyyy,... tengo el mismo placer que vos... no adoro tanto ir al cinema, pero tirarme en el sillon de casa, con mis tiempos, a ver una peli detenerla cuando quiero, o frenarla hasta el día siguiente, es genial!
Ahora estoy lista lista para PASAR el invierno, con un montón de buenos pendientes!

Araña dijo...

Tampoco recuerdo cuando fui al cine por ultima vez, pero seguro hace muuucho.. ahh!! si, a ver 21 gramos en mardel hace 3 años.. jajajaj..
Igualmente disfruto video, dvd o la compu o el cable.
Ultimamente me enganche con Lost y me veía los capitulos bajados a la compu a las 7 de la mañana cuando se iban los chicos al cole.

Laura dijo...

Uyyyyy sí. Nosotros nos mudamos a una casa nueva hace un año y decidimos no poner TV por cable. desde entonces, vemos mucho más cine, buenas y malas películas pero siempre con sabor a algo. Mi marido estudió cine y TV y algo me trata de enseñar, ya que me reconozco burra en la materia.
Nos enganchamos con las series (duran 45 min, mi máximo aguante a la noche), películas europeas, dibujos japoneses, de todo... Y tenemos el plan para ver con Joaquín también. Ahora, el furor lo hace el Kiriku, un dibujo francés ambientado en una aldea africana que a Joaquín le fascina.