5.4.09

MUJERES DE CABO A RABO

Llamanos frívolas, coquetas, gastadoras, junta porquerías o lo que quieras. Lo que se te ocurra, pero a las mujeres, dentro o fuera del shopping o donde sea, nos gusta salir de compras y si es sin hombres, mejor (vaya, que para ellos zafar es mucho más que una liberación) Porque no entienden que "necesitamos" botas este año o que una bufanda turquesa sería indispensable para combinar con cierta pulsera. O que cierto abrigo quedó fuera del placard hace rato y por más que sea calentito, lindo y no esté gastado no lo podemos ni "mirar". "Me pica", "me tira la sisa", "tiene color ratón", replicamos y ellos nos miran con cara de no entender si hablamos de que nos entró una basura en el ojo o es tiempo de traer un gato a casa.
Así es: todas las temporadas partimos a hacer tiritar el plástico o el efectivo (escaso por cierto) porque nos declaramos en bolas y si hay chicos, ni hablar... los pantalones le llegan a los tobillos, las camisetas a los codos y las camisas ya son puperas. Lástima que las zapatillas no se pueden alargar como los patines porque ésas sí que son indispensables.
Una siesta mamá invita a hija, deposita hijo que heredó la genética anti shopping de papá en un cumple y parte con el cometido de derrochar el dinero (que creyó perdido) recuperado y encontrado dentro del libro de Krishnamurti (al que le dediqué un tercer ojo durante un día completo)
A ese punto quería llegar: que lindo que de pronto, la chiquita que se escondía entre los percheros y asustaba clientas distraídas o se metía en el asecensor apresurada mientras vos te quedabas del otro lado papando moscas y luego desesperada volabas por las escaleras a lo bombero, se transforma en tu compañera. Y se las banca (no te abre el probador inesperadamente ni pide ir al baño cuando lográs que te atiendan) , y te juzga (y a veces ofende) : eso es de joven, má (je je je) y opina: me parece que la vendedora no tiene ganas de atender... Revolvimos, sacamos, pusimos, nos medimos y nos tomamos todo el tiempo que quisimos.

Fuimos a la librería, elegimos, preguntamos, pagamos y felices nos fuimos a tomar un helado y un café (adivinen qué le tocó a cada cuál).
De vuelta, buscamos al muchachito que quedó alucinado con su librito sobre el cuerpo humano igual que el progenitor con su regalo y que aún duda entre la culpa y el acto de amor de habernos acordado de él también. Ambas contentas: lo que yo me pongo para salir a ella le sirve de disfraz. No sé si cazás la ironía.

6 comentarios:

Charo dijo...

Qué lindo compartir eso con tu hija!! El miércoles pasado después de un día fatal mi hermana me manda un msn "Yagmour 30 % descuento" y ahí fui!! Mi gorda, peleaba por salirse del cochecito, mientras yo intentaba probarme la ropa. Por suerte, llegó el papá/marido que bajó del charter en la puerta del shoping... me salvó y pude concluir con la compra. Me pregunto, por qué algo así nos levanta un día fatal? Los hombres prefieren comer algo rico, no? Besos!

CLAUDIA dijo...

Sí, debe ser una hermosa experiencia compartir cosas así con tu hija... Ya me veo en un par de años saliendo con Mile de compras. A Matías no puedo llevarlo ni a comprarse zapatos para él porque odia medirse, se enoja, chilla, hace escándalo (con seis años, sí), pero Milena no, desde chiquitita adora medirse mil cosas a la hora de comprar y elegir y volver a medirse... Es mujer, no hay duda...
Besos para vos y tu mujercita (y también al Oso, obvio!)

Uninvited dijo...

Ojo con lo que pedís!!
Llevar un gato a casa puede ocasionar mucho gasto más ;)

jejeje

Verónica dijo...

Siii. el shopping con las hijas es genial!!

A Luisina se le iluminan los ojitos cuando la invito y lo disfruta como loca...

Besos

ines dijo...

que buen programa,ya lo disfrutan ,el proximo capitulo es que haces de dama de compañia cuando las pendex se compran ropa por horas,y te hacen caminar como peregrino a la meca por una musculosa igual a la que tienen...
el capitulo que viene es que cuando dicen me tengo que comprar....ma me acompañas ...ese es el momento en que salis corriendo (no puedo tengo reunion de ..)gracias a dios hay una amiguita o hermana que ocupa nuestro lugar,y volvemos a recuperar el tiempo de salir SOLAS!!! a disfrutar de caminar a nuestra propia meca.
despues te cuento como sigue

José L. Glanzmann dijo...

Sii de a poco lo voy entendiendo, es indispensable q salgan de compras sea por cambio de estacion, estado de ánimo o etc, etc