7.11.07

¡MIRÁ!

Los niños tienen un don que de adultos lo perdemos, lo abandonamos o ignoramos. Ven y se sorprenden. Detectan detalles que se nos pasan. Y te ponen el semáforo en rojo por delante para que te detengas a observar. Estando de paseo en las sierras, mi hijo tuvo la fortuna de descubrir un parapente en el aire y que el valiente aterrizara apenas a unos metros. Vino corriendo a decirme que había visto a un hombre volando. Ayer, en otro paseo, recorríamos el patio del Cabildo de Córdoba donde se encuentran unas estatuas que fueron rescatadas del parque Sarmiento. Como no deja espacio sin mirar y le encantan las plumas (me regala a menudo plumitas de colores que trae de la calle y que uso de señalador) vio una suspendida en el aire. Nos pusimos debajo a esperar mientras caía muy lentamente pero pasó un pajarito cazó la plumita en el aire y se la llevó. Nos reímos a carcajadas y le encantó ser testigo de esa travesura. A esa situación yo, sin su compañía, no la hubiera visto.

10 comentarios:

Fabricio dijo...

Hay mujer, me enterneciste con la anécdota, eso fue bellísimo, el compartir esos momentos unicos con tu hijo. Mis felicitaciones!

Turca dijo...

Si... qué lindo tener la oportunidad de compartirlo... :)
Besossss.

toto scurraby dijo...

saludos

ines dijo...

sabes que es lo bueno ? no solo compartirlo sino haber estado ATENTA que no siempre nos pasa sobretodo en el centro con los chicos "es dale apurate que se hace tarde o mami comprame".
el estar atenta lo aprendi de mi hijo varon ,pobre santo entre dos hermanas mujeres y brujas de pura cepa,cuando joaquin hablaba o hacia un comentario de su dia,lo que no era facil ya que era bastante callado,y encima debia ser en el momento que las hermanas estuvieran calladas o sea NUNCA.si no estaba atenta chau me lo perdia porque no lo repetia.asi aprendi a tener las antenas bien enfocadas .
es irrepetible
besos

Araña dijo...

Dicen que siempre hay que llevan una pluma blanca encima (bolso, cartera, mochila, agenda..)
El pajarito lo sabía y por eso se la llevó.

Besos, Ross

Willowcita dijo...

no creo que tu hijo pierda la capacidad de asombro cuando vaya madurando.

si ahora es tan observador, a medida que sea más grande su capacidad va a seguir aumentando.

además debe ser muy curioso, no?

va a ser un genio.

La Maga dijo...

Que hermosa anécdota! amo cuando mi hijo me hace ver cosas que de otra forma me perdería de vista. Como los caracoles, las gotas de lluvia y las pelusitas que vuelan por el aire...

vic dijo...

Que bello. Que dulce.

Saludos!

Viole dijo...

los hijos que nos devuelen la curiosidad primitiva, el disfrute con la naturaleza, la sorprea y la espontaneidad...bah... la magia!!!

laura dijo...

él que ve la plumita, vos que lo ves a él: la combinación perfecta.

un beso