28.11.09

VOY A CUBRIR TU LUCHA, MÁS QUE CON FLORES...


No puedo escribir con fluidez porque no lo puedo creer. Porque quiero despertar y que lo que ha pasado esta semana no sea cierto. Quiero volver a escuchar su voz, aparecerla en el chat, llamarnos a diario y contarnos de libros, canciones, chicos y trapos. Hablar maldades y hacer bondades. Marearnos en recuerdos y en entreveros familiares. Puede sonar confuso, pero es muy angustiante para mí darle un nombre a este estado. Porque no le encuentro respuestas y porque no existen.
En Yapasará he blado muchas veces de ella. De mi amor infinito por mis sobrinos, de que mi corazón lleva ocupado tanto espacio que todos están apretaditos.
Ahora ¿cómo despertar y saber que todo esto no ha sido una pesadilla?¿cómo borrar de nuestras mentes ver tu queridísima sobrina entre cables y tubos primero y luego que el monitor reflejara una odiosa línea fatal? ¿cómo pensar que es  inevitable el rewind?
Vero tuvo un accidente a los 14 años. Sobrevivió y fue una guerrera pasional y valiente. Envidiable su fuerza de voluntad, viajó más que vos, yo, y el vecino. Cosechó amigos, cientos. Y a su par coseché sobrinos, cientos. Claro, la tía fue símbolo de confianza en el viaje inciático de los recitales, los pubs y algunas andadas. Allí arengábamos y la devolución se hacía rica y vital.
Le metió pilas a su discapacidad, superó miles de obstáculos hasta hacer una bandera con tales aprendizajes: acceso para todos, no a las barreras arquitectónicas. Jugaba al ping pong. Laburaba. Y andaba a mil en una silla con motor. Y esos son ínfimos detalles, les juro.
Estos días la hemos llorado a mares. Sus padres, pordió, sus padres. Hermanos queridos... Sus hermanos, sus tíos y primos. Amigos  de todas las cruzas como dije una vez aquí y también su pareja, Ramón, el Rá.
Yo escribo esto, lo expongo de alguna manera porque la Vero no se salteaba posts y me aimaba a la escritura, entre tantas cosas. Me hacía corregir sus gacetillas y traducir cartas que le llegaban de todas partes. Nos unieron tantas cosas: perros feos y malcriados, pinturas, texturas, paseos, charlas y chafalonería barata que aprecíabamos como tesoros. Confesiones suyas: cuando era chica te miraba como te movías y después llegaba a casa y te imitaba ante el espejo. Dulce, tierna, aguerrida. Tanto puedo decir y tanto tengo adentro que se nos hará duro superar este trance. Pero hay una cosa que me da casi exclusividad y transmite mucha felicidad: que haya sido mi sobrina y haber mantenido un vínculo que superó el parentesco, me llena la casa de orgullo para siempre.
(se puede pasar por acá y leer algo si desean)
- La foto es en casa, increíble, hace unos días, luego de mi colación. La familia.
- Gracias Vero de Rosario por recordarme estas palabras de León que me hicieron cambiar el título.

12 comentarios:

Constanza dijo...

no hay consuelo para una pérdida así. no es consuelo decirte que tuviste la fortuna de tenerla en tu vida así, tan intensamente, tan amigamente/sobrinamente. que ella tuvo la dicha de saberse amada, respetada y admirada. no es consuelo. te abrazo muy fuerte. somos muchos la que la lloramos por vos, y por haberla "conocido" a través de tus palabras. y no, éso tampoco es consuelo. un beso grande.

ines dijo...

como se hace para entender esas cosas......un abrazo de oso

laura dijo...

otro beso Ross

FLORENCIA dijo...

Mí querida Rossana, leo tu blog siempre, me has hecho reir y en este último post, tambien llorar mucho. Sé perfectamente, que no hay consuelo,porque hace 7 años, perdí a mi hija, y con tu blog recuperé la magia de seguir creyendo y creando, a travez tuyo y tus 2 soles. Sólo quiero acercarte un fuerte abrazo a la distancia. Besos surtidos, Florencia.

Ana dijo...

Besos, fuerza y mucha paz.

LUCKY & MARU dijo...

te hago compañia- muchas fuerzas

Lisandro Moisés Enrique dijo...

antes de ayer cuando mirko me comentó que habia fallecido, fué solo una noticia más del día. Unc omentario más.

Hoy cando ví su foto, recordé la hermosa mirada, la dulzura de su vida y el cariño que le tuve, de cerca, de lejos, en la escuela de periodismo.

Un fuerte abrazo y lo que ella tenía que hacer, ya lo hizo y cumplió. Esa es la mejor recompensa de todas.

Ross dijo...

Sin palabras, hace poco que conozco este blog, y lo he leído por el toque humano que tienen tus escritos, este me ha dejado con un nudo en la garganta, pues por estas fechas hace tres años perdí a alguien muy querido... el consuelo que nos queda es que existieron y los tuvimos... Un abrazo y fuerza!!!

Rossana Vanadía dijo...

Gracias a todos y más que nada a las confesiones. Un beso grande. Son un gran apoyo.

La abuela frescotona dijo...

los destinos pasan por la vida....debemos acompañarlos, no adueñarnos de ellos, déjala ir querida amiga, la niña tenia una cita, estoy contigo acompañándote en silencio, te abrazo

Verónica dijo...

Ross...Que mas que mandarte un abrazo? Fuerte...

Besito.
Vero

Anónimo dijo...

Hoy sigo pensando en ella, mi mamá también está triste, la había visto varias vecesy siempre charlaban en el CcEc, o en la calle, ayer volvimos a hablar... Aunq vos creas que yo no estoy, estoy. Schwartz sil